° El presente siempre es insatisfacción °

martes, 12 de julio de 2011

A medida que creces




Contigo mismo:

Eres (o al menos eso crees) más inteligente, más culto, más interesante, más divertido.
Te ves mas "bonito", aprendes a sacarle provecho a tus mejores atributos y convives tranquilamente con aquellos aspectos de tu fisonomía que nunca te terminaron de convencer.
Te conviertes en una mejor persona, que sabe distinguir perfectamente entre X y Y, por consiguiente valoras las cosas que son realmente importantes.
Aprendes a disfrutar plenamente de una buena canción, una buena comida, una buena película, un buen libro o una buena conversación.
Entiendes que lo más valioso que posees es tu familia.
Sabes quien eres y que es lo que quieres.


Con los demás:

Como eres (o al menos eso crees) más inteligente, más culto, más interesante y más divertido, encuentras pocas personas que esten "a tu mismo nivel", por lo tanto relacionarse se hace más difícil.
Como te ves más "bonito"y has aprendido a sacarle provecho a tus mejores atributos y a convivir tranquilamente con aquellos aspectos de tu fisonomía que nunca te terminaron de convencer no estas dispuesto a "feriarte" con el primer ejemplar que se cruza en tu camino.
Como te convertiste en una mejor persona, que sabe distinguir perfectamente entre X y Y, y por consiguiente valoras las cosas que son realmente importantes, sientes que a la mayoría de los que conoces les hace falta crecer y madurar.
Como aprendiste a disfrutar plenamente de una buena canción, una buena comida, una buena película, un buen libro o una buena conversación, te das cuenta que excepto por la última actividad, la mayoría de veces se trata de pequeños placeres individuales.
Como entendiste que lo más valioso que posees es tu familia, crees firmemente que son las unicas personas que nunca van a defraudarte.
Como sabes quien eres y que es lo que quieres TODOS y TODO parecen insuficientes.

3 comentarios:

Frael Rota dijo...

grave característica del hombre, el de ser una persona siempre insatisfecha, a veces Buda es la solución

Lalu dijo...

Pero pasa que uno aprende a verse tambièn con màs humildad. Uno acepta sus erroresy de la misma forma acepta más fácil los de los demás cuando no son sobre cosas que uno ha considerado fundamentales. Se deja relegado ese viciecito de montar a la gente a pedestales pa después bajarla a pedradas ante el primer error que cometen. Se reduce el círculo de amigos, pero se sienten mucho más firmes las amistades. Como uno no está buscando “mejores amigos” en todas partes, también tiene màs facilidad parahacer “conocidos” y de vez en cuando alguno de esos conocidos se convierte en amigo.
Me ha gustado mucho crecer.

Cosmo dijo...

Lo importante es encontrar el equilibrio y tratar de conseguir a toda costa de que esa insatisfacción no arruine lo conseguido. Sí, tal vez Buda tenga la respuesta.